Buscar

Si la comunicación no es buena en una conferencia, dicho evento no volverá a venderse

Cargando…

Si la comunicación no es buena en una conferencia, dicho evento no volverá a venderse

Si la comunicación no es buena en una conferencia, dicho evento no volverá a venderse

Constituyen un elemento fundamental de prácticamente todos los congresos, conferencias y reuniones internacionales de alto calibre, pero todavía hay muchos quienes confunden términos a la hora de identificarlos dentro de una cabina y detrás de un micrófono.

Se trata de los intérpretes, quienes la licenciada Hady González, gerente general de Panama Interpreters define como: “…aquellos que practican el arte de comunicar una idea o un mensaje emitido originalmente en una lengua, y se transmite a una lengua meta, todo por vía de la oralidad, a diferencia de la traducción, en donde todo se hace de manera escrita”.

Son precisamente las características de la oralidad (agilidad mental, precisión y alto nivel de cultura) las que hacen de la interpretación una piensa fundamental en las comunicaciones entre culturas, especialmente en el ámbito de la industria MICE. No obstante, hablar más de un idioma con fluidez no convierte a una persona automáticamente en intérprete. Explicó González:

“Según las estadísticas, los intérpretes simultáneos constituyen menos del 1% de la población mundial, aunque al considerar las áreas de especialidad y combinaciones idiomáticas, veremos que la comunidad de intérpretes de un área de especialidad y par idiomático puntual es aún más pequeña”.

Una carrera exigente

Si bien tanto la traducción como la interpretación están sujetas estrictas reglas de ética y secreto profesional, en el caso de ésta última, el nivel de precisión exige un grado especial de estudio continuo sobre los temas de dominio de cada cliente.

“Me siento como un pez en el agua cuando interpreto para eventos de corte jurídico porque soy abogada de formación, pero, a la hora de interpretar para eventos médicos o de ingeniería, debo estar muy bien preparada de antemano mediante el estudio”. Continuó González:

“Es en este punto donde se mide el nivel ético del intérprete pues, a menudo, tendremos que rechazar un contrato, no solo por falta de dominio de algún tema en particular, sino también por las exigencias de los idiomas requeridos. Por lo general, cada intérprete maneja un idioma de trabajo, un idioma meta y una tercera lengua, cuyo dominio no es tan fuerte como el de los dos primeros. Tenemos que ser muy objetivos, por ende, a la hora de que se nos solicite utilizar nuestros conocimientos en idiomas en los que no tenemos mucha pericia interpretando”.

Para González, la interpretación es una carrera sumamente gratificante, en la que se tiene la oportunidad de estar en contacto con eminencias internacionales en distintos temas, pero que también plantea altas exigencias físicas, mentales y de horario:

“Es prioridad estar física y mentalmente preparados a la hora de entrar en una cabina, a la vez que demostrar gran versatilidad en el desempeño de cada contrato, ya que un día trabajamos con un sindicato de obreros y el otro, con representantes de un gobierno extranjero o miembros del cuerpo diplomático. De igual manera, debemos estar preparados para viajar constantemente, sabiendo que no es lo mismo interpretar en Panamá durante medio día en una conferencia que pasar trabajando una semana entera en el Caribe”, acotó nuestra interlocutora.

Panamá: cuna de intérpretes de alto valor internacional

Panamá, por su vocación como paso obligado de culturas, ha sido la cuna de un buen número de intérpretes de alto valor, muchos de los cuales se desempeñan en un mercado que no tiene fronteras.

Detalló González “Nuestro país es un verdadero crisol de razas y, comercialmente, es considerado la puerta de entrada al mercado latinoamericano, por lo que poseemos un alto porcentaje de nuestra población con un dominio fluido de varios idiomas. No obstante, otros países de la región nos están aventajando en la implementación de programas académicos especializados en el tema.

La educación de la industria MICE: un desafío por sortear

Según Hady González, los intérpretes panameños no solo luchan con ser llamados ‘traductores’ de vez en cuando, sino también con los conceptos de algunos elementos de la industria de reuniones y convenciones quienes, en ocasiones, se inclinan por los costos en lugar de la calidad. Explicó:

“Cuando alguien paga $500 por asistir a una conferencia internacional, no está pagando por algún platillo de especialidad, sino por absorber todo el conocimiento de expertos de alto calibre y realizar networking con colegas de otras latitudes, cosas que la barrera idiomática impide. No obstante, los organizadores de eventos a menudo nos ven como un punto más dentro de la cadena de valor, y no como un socio estratégico. Es importante que comprendan que, si en un evento la comunicación no es buena, ese evento ya no podrá venderse”. Les es preciso, por ende, entender que nuestra profesión no es cosa que cualquiera puede hacer, ya que requiere de mucho estudio y años de práctica. Si nuestros clientes no están conscientes de esto, les será muy fácil irse por lo más barato.”

Sobre Hady González y Panamá Interpreters

Abogada de formación, Hady González obtuvo su maestría en interpretación en España. En enero de 2013 fundó Panama Interpreters, firma pionera en ofrecer una plataforma de interpretación simultánea basada en la nube. Sus servicios han sido ofrecidos remotamente desde Panamá hacia el mundo. Con su nueva plataforma, la firma también ha logrado hacer una oferta de servicios con idiomas menos tradicionales en LATAM como ruso y coreano.

La firma también es conocida por ser la única en Panamá con un programa de RSE dedicado al campo de la interpretación. Dicho programa cuenta con dos iniciativas principales: el patrocinio parcial de talleres para intérpretes, dictados por profesionales muy reconocidos dentro del mundo de la interpretación; y “Café con Intérpretes” que son espacios para promover la solidaridad y formación continua de intérpretes en el ejercicio de la profesión mediante charlas gratuitas. Hasta ahora, el programa ha logrado alcanzar la participación de aproximadamente 30 intérpretes en más de 12 países

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con